Se fue el querido Fabián de Tunja

Foto: Archivo Particular.

Los barrios San Antonio y Cooservicios de Tunja siguen lamentando la pronta partida de Andrés Fabián Bustamante Puentes.

El boyacense estuvo batallando durante dos largos años contra un cáncer, y aunque estuvo sujeto a un doloroso proceso medico en el que incluían quimioterapias, sus pulmones no le estaban resistiendo al proceso. Fue así como a pesar de sus ganas por vivir y salir adelante, su cuerpo no resistió ante esta agresiva enfermedad, entregándose a los brazos de la muerte.

Vivienda

Bustamante Puentes vivió por muchos años en el barrio San Antonio de la capital boyacense, pero los últimos tres años se la pasaba viajando entre Tunja y Sogamoso.

El hombre además fue muy conocido en el barrio Cooservicios de Tunja, por haber estudiado en el colegio Cooperativo ubicado en este sector, en donde dejó grandes amigos, ya que se caracterizaba por ser una persona sonriente y ayudar a los demás con lo que tenía y podía.

Trabajo

Gracias a las enseñanzas de su padre, Bustamante Puentes aprendió del oficio de la vidriería, marquetería y aluminio.

Fue así como la mayor parte de su vida, trabajó en este oficio, ofreciendo sus servicios puerta a puerta o en ocasiones desde algunos negocios de la capital boyacense y de Duitama como la empresa Alumvidrios.

Asimismo, actualmente estaba haciendo algunos trabajos en la ‘Ciudad del Sol y del Acero’ aprovechando que su esposa era oriunda de esta ciudad.

Familia

Estuvo casado por unos largos años, con la sogamoseña Ana Ximena Salamanca. El hombre de tan solo 37 años de edad tenía una pareja de hijos, actualmente una adolescente y un pequeño de tan solo cinco años de edad.

Condolencias

Amigos, compañeros de trabajo y familiares ante la muerte de Fabian lamentan que no haya podido lograr la batalla ante esta terrible enfermedad a pesar de su lucha incansable.

“Descansa amigo en los brazos de Papa, luchaste como lo hacen los valientes, perseveraste hasta el final pero esa era la voluntad de Papá”, indicó un allegado a Bustamante.

Amigos, reconocieron que el boyacense era un gran ser humano, siempre dispuesto a ayudar “Es una partida inesperada  y deja gran tristeza en nuestros corazones. Fortaleza a su familia en un momento tan difícil. Paz en su tumba”.

Su cuerpo fue dejado en el Parque Memorial Jardines de Santa Isabel de la capital boyacense, siendo despedido en la Basílica Metropolitana Santiago de Tunja en medio del llanto y la desolación.

Sección: 
× Hable con el programa!